• YouTube Social  Icon
  • Facebook Social Icon
  • Google+ Social Icon

© 2023 by Business Solutions. Proudly created with Wix.com

Concepto y clasificaciones de costos

 

Concepto económico del costo

 

Se puede definir al costo como “cualquier vinculación coherente” entre un objetivo y los factores necesarios para alcanzarlo y está basado en relaciones de eficiencia físicas que posteriormente se expresan a través de un valor monetario.

 

¿Cuáles son estos factores?

Ø      Bienes materiales

Ø      Recursos naturales

Ø      Recursos humanos

Ø      Servicios

Ø      Capital financiero

 

 

Sistema de producción

 

Un proceso productivo es un sistema de acciones cuya finalidad es la de incrementar la capacidad de satisfacción de necesidades de ciertos bienes o servicios.

Algunas de estas acciones serán empleadas por los objetivos finales del proceso (acciones inmediatas), mientras que otras producirán servicios empleados por otras acciones (acciones mediatas). Las acciones demandan el consumo de determinados factores. La relación entre factores y objetivos es una relación de eficiencia, y se expresa en términos de cantidades de factor por unidad de objetivo. A su vez, esta relación puede ser marginal, si la cantidad del factor es demandada por cada nueva unidad de objetivo, o media, si no puede verificarse esta demanda y el consumo surge del promedio entre consumos de factores y volúmenes de objetivo. Desde otro punto de vista, según sea que la cantidad del factor se corresponda con sólo uno o más de un objetivo, se tendrán relaciones de eficiencia unívocas o no unívocas respectivamente.

 

 

Clasificaciones de costos

 

De las variadas clasificaciones de los costos, veremos aquí en particular dos que tienen particular influencia en el diseño del sistema de costos.

 

1.      Clasificación de acuerdo a la variabilidad

Esta clasificación tiene en cuenta la relación existente entre los volúmenes de producción y la cuantía de los factores empleados. Así, se tendrán, por un lado, factores cuyo consumo variará en relación directa (no necesariamente proporcional) con los cambios en los volúmenes de producción, y factores que permanecerán fijos ante dichos cambios.

Los primeros son denominados COSTOS VARIABLES, y su ejemplo más común es la materia prima directa. Los costos variables están basados en relaciones de eficiencia marginal a lo largo de todo el proceso.

Los segundos son los COSTOS FIJOS y, a su vez, pueden ser de estructura (vinculados con la definición de la capacidad instalada, como alquileres, amortizaciones, etc.) o de operación (relacionados con la utilización de los activos fijos en función de la capacidad de producción determinada, como la mano de obra de producción, seguros, repuestos, etc.). De todas formas los costos se considerarán fijos dentro del nivel de producción establecido. Si este se modifica, es posible que algunos costos fijos también lo hagan. Los costos fijos poseen alguna relación de eficiencia media a lo largo del proceso.

 

2.      Clasificación de acuerdo a la direccionalidad

Esta clasificación relaciona a los factores con las unidades de costeo, en función de la posibilidad de identificación de las cuantías de los primeros.

Los costos serán DIRECTOS cuando estén relacionados con la unidad de costeo en forma evidente e inequívoca. Estos costos están basados en relaciones de eficiencia unívocas en todo el proceso.

Los costos serán INDIRECTOS cuando los factores no pueden vincularse en forma evidente e inequívoca con una unidad de costeo en particular. Están basados en alguna relación de eficiencia no unívoca a lo largo del proceso.

 

El tipo de actividad y el modelo de costeo

 

Un aspecto fundamental a la hora de determinar el modelo de costeo a aplicar, es la característica que presenta la actividad productiva. Aquí vamos a examinarla desde dos puntos de vista: la posibilidad o no de identificación de lotes de producción y la integración o desintegración de materiales durante el proceso productivo.

1.      De acuerdo a la identificación de productos

a.      Costeo por órdenes: Existen actividades en las cuales es posible identificar específicamente solicitudes efectuadas por clientes. En estos casos, la demanda suele anticiparse a la oferta, y, en el caso de industrias, generalmente no se almacenan productos terminados. El objetivo de costos es el lote u orden.

b.      Costeo por procesos: En otros casos la producción se realiza en forma repetitiva, no distinguiéndose lotes de producción. Generalmente hay almacenamiento de productos terminados y la oferta se anticipa a la demanda. Los costos se acumulan en centros de costos y posteriormente son asignados a los productos.

 

2.      De acuerdo a la obtención de productos al final del proceso

a.      Procesos de desintegración (producción conjunta): Encontramos actividades en las cuales partiendo de una única materia prima se obtiene más de un producto final sin posibilidad de elegir producir alguno de ellos en particular Es el caso típico de la industria frigorífica.

b.      Procesos de integración: En la mayoría de las industrias, en cambio, es necesario integrar diversos materiales para obtener el producto final.

Como comentario final, hay que decir que es posible que haya casos en los que se combinen costos por órdenes y costos por procesos. Un ejemplo de esto son los hospitales, en los cuales se producen un sinnúmero de servicios en forma repetitiva y continua (estudios de laboratorio, placas de radiología, etc.), los cuales requieren la acumulación de costos en centros de costos específicos, obteniéndose costos unitarios periódicos. Sin embargo, todas estas prestaciones médicas se efectúan con el objetivo de restablecer la salud de los pacientes, quienes demandan diferentes soluciones en cada caso. Esto implica que cada paciente puede ser considerado como una  “orden” de producción específica, conformada por una cantidad de actos médicos puntuales.

 

Los factores del costo. I - Materias primas

 

Los factores del costo son aquellos recursos que la empresa adquiere en el  mercado para su uso en el proceso productivo.

Tradicionalmente se los ha agrupado en tres grandes categorías: materiales o materia prima, mano de obra y costos indirectos de fabricación. De acuerdo al tipo de recurso se los podría agrupar en: bienes materiales de consumo inmediato, bienes materiales de consumo diferido, recursos humanos, servicios o capital financiero.

 

La materia prima, formada básicamente por bienes de consumo inmediato, es uno de los componentes fundamentales del costo de la empresa, y puede pasar a formar parte del producto final (con o sin transformación durante el proceso productivo) o no. La gestión de materias primas implica una serie de operaciones englobadas dentro de lo que se conoce como “logística de abastecimiento”. Esta abarca las funciones de compras, transporte y almacenamiento de materias primas.

 

La función de compras comprende las tareas de selección de proveedores, negociación y emisión de órdenes de compra. La gestión de compras se basa en el presupuesto de producción, que determina las unidades a producir durante un período determinado. En función de esta estimación se planifican los requerimientos de materiales necesarios. Es importante destacar que no sólo el precio es lo que determina la selección de proveedores, sino (y fundamentalmente) la calidad de los insumos adquiridos.

 

La administración de los inventarios de materiales es crítica para el funcionamiento de la empresa, dado que implica una inmovilización de capital, con el consiguiente costo de oportunidad. Por ello esta inmovilización debe reducirse al mínimo posible. Conceptos como lote óptimo, rotación de stocks y stock de seguridad están asociados a la gestión de inventarios.

 

La valuación de la materia prima puede realizarse de diferentes maneras, a saber:

·        PEPS (o FIFO), primero entrado primero salido: la valuación se realiza a los costos de las existencias más antiguas. Una vez que éstas se agotan se pasa a los costos de la siguiente. De esta forma los costos de los productos terminados tenderán a estar subvaluados con respecto a los precios actuales.

·        UEPS (o LIFO), último entrado primero salido: en forma inversa al método anterior, el costo de la materia prima emplea los valores de las últimas partidas, continuando con las inmediatamente anteriores.

·        PPP, precio promedio ponderado: este método calcula el costo del inventario promediando los precios de adquisición de cada artículo. Con cada nueva compra se recalcula el precio del stock. Es un método ampliamente utilizado por su sencillez.

·        Costo de reposición: Los materiales se valúan a su valor de recompra. La diferencia de valor entre este precio y el original, provoca un reultado “por tenencia”. Es el empleado por las normas profesionales vigentes en la Argentina.

 

Los factores del costo. II - El costo de los recursos humanos

 

El factor Recursos Humanos está formado por todas aquellas personas que trabajan en relación de dependencia dentro de la organización. Su costo comprende los salarios y otros beneficios abonados a dichas personas, y las cargas sociales derivadas de estos.
También se incluyen conceptos como vacaciones pagas, gratificaciones, indemnizaciones y otros cargos.

Tradicionalmente se ha conocido a este factor como”mano de obra”, término hoy en desuso, al considerar que la gestión de los recursos humanos implica mucho más que la liquidación de haberes como contraprestación del trabajo, abarcando conceptos como motivación, capacitación, etc.

 

Si la identificación de un determinado trabajador con un producto o servicio es unívoca, su costo será directo con respecto a dicho producto o servicio. De lo contrario la relación será indirecta.

 

En términos generales, se suele clasificar a los costos de los Recursos Humanos, de acuerdo a sus funciones, en Producción, Comercialización y Administración, aunque esto dependerá de la complejidad de la empresa.

 

El peso de este factor dentro de la estructura de costos de la organización suele ser mayor en las empresas de servicio que en las industriales.

 

Componentes:

 

a) Remuneraciones: Es el pago que recibe el trabajador como contraprestación por su labor. Puede ser una suma fija (mensual, semanal o diaria), o variar en función de unidades de producción. También existen retribuciones en forma de premios, determinados como porcentaje de ventas o de acuerdo a niveles de producción.

b) Cargas sociales: Son cargos que surgen por aplicación de las normativas vigentes, como la jubilación y obra social. Se trata de los aportes a cargo del empleador, ya que los que están a cargo del trabajador se restan de los salarios brutos y no originan costo adicional.

c) Sueldo Anual Complementario (SAC): El SAC teóricamente constituye un 13er. Sueldo, y se liquida dos veces al año (50% en cada ocasión). Decimos teóricamente, ya que en la práctica se calcula el 50% del mejor sueldo de cada semestre. Pero su imputación al costo se realiza provisionando el importe proporcional de SAC devengado en cada mes.


Otras consideraciones

Debemos mencionar que existen algunas cuestiones especiales a tener en cuenta, como el pago de las vacaciones, de días no trabajados por tratarse de feriados, o de días de enfermedad. El tratamiento será diferente según se trate de personal mensualizado o jornalizado, ya que en este caso se debe determinar el valor de cada jornal.

También pueden existir conceptos complementarios, determinados geeralmente por las negociaciones entre las asociaciones gremiales y las de empresarios, como el pago de antigüedad, viáticos, etc.

Un elemento especial lo constituyen las horas extras. Se trata de la retribución por tiempo trabajado fuera del convenido normalmente.
En este caso, dependiendo del momento en que se produzcan, el valor horario puede ser de un 50%, un 100% o un 200% superior a la hora normal, incluyendo todos los conceptos regulares de pago.